Reservar ahora El mejor precio garantizado

Blog Prinsotel

volver

Un paseo por Caïmari

26/07/2011
El interior de Mallorca está plagada pueblecitos con una magia singular. En Caïmari se funde la naturaleza de los bellísimos olivos con la tradición rural propia de la zona de Es Raiguer de Mallorca. 

Caïmari parece de otro tiempo. Es una localidad que vive alejada del ruido y de las tensiones de nuestros días. 
En Caïmari los recorridos a pie por sus callejuelas de piedra gastada resultan memorables. Son una oportunidad para echar la vista atrás en el tiempo y comprobar trazos de Mallorca que hoy nos parecen perdidos.

Entre sus calles nos aparecen algunos lugares de interés como la Iglesia Vieja, la Iglesia de la Inmaculada Concepción y las majestuosas possessions del pueblo, que son las fincas rurales típicamente mallorquinas que servían de casa a los payeses y que hoy en día poseen pequeños huertos. 

Además de la tranquila belleza de sus construcciones civiles y religiosas, Caïmari comparte con el visitante algunos caminos y rutas que conviene explorar. 

Caïmari es sobradamente conocida por su vinculación con el árbol del olivo, uno de los símbolos de la cultura mediterránea. Los caminos que recorren Caïmari y la unen a otras localidades cercanas están salpicados de olivos centenarios, de colores añejos y formas retorcidas que son producto de su larga vida.

Una buena forma de conocer el legado natural del olivo es realizar alguna de las rutas desde Caïmari a las también hermosas localidades de Binibona, Biniamar, Moscari o Ses Figueroles.

El quizá mejor día para visitar Caïmari es el lunes. Se celebra el mercado semanal de 09:00 a 13:00 horas en la Plaça Major y en él se encuentra un lugar coqueto lleno de los productos que los payeses producen en sus tierras.
Reservar ahora El mejor precio garantizado

Con el fin de ofrecerte un servicio mejor, Prinsotel utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.OK